• Jaime Sanders

MÁS GANAS DE HACER EL AMOR QUE HACERLA DE PEDO.


El mundo será diferente cuando tengamos más ganas de hacer el amor que hacerla de pedo...




Y hablo de "hacer el amor" en toda la extensión de la palabra, no solo en un sentido sexual (aunque obviamente y afortunadamente también aplica :D)


Agradecer cada día de corazón, despertar, abrir lo ojos y sonreír con ganas o sin ellas, tomar sin prisa a tragüitos nuestro café, saludar al vecino por más mamón que parezca, poner la música que nos gusta en el coche para manejar con todas las complicaciones que a veces tenemos en una ciudad como esta.


Y si en el camino por alguna circunstancia mentamos una que otra madre sería mejor hacerlo de la forma más “pacífica" posible usando y soltando nuestra reacción como una liberación de energía, no de forma ofensiva por más que pensemos “es que ese pendejo si lo merece”


Porque es una realidad que la violencia empieza con las mentadas de madre aunque muchos piensen que es una exageración; uno mienta la madre, el otro se le cierra, se alcanzan para decirse tantas groserías se sepan y la cosa no termina ahí porque muchos se quedan enganchados con ese suceso unas horas, todo el día, varios meses, unos años o hasta toda la vida, entonces deciden vivir a la defensiva (aunque mas bien creo que sería a la ofensiva porque no pierden oportunidad para ofender) todo el tiempo se la pasan haciéndola de pedo literalmente por todo.


Aquí una invitación a hacer el amor en toda la extensión de la palabra, hagamos el amor en todas las acciones de nuestro día y de nuestra vida, porque aunque un acto de amor es silencioso y no hace tanto ruido como una mentada de madre el efecto seguramente hará que el mundo, nuestro mundo vaya cambiando poco a poquito.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo