• Jaime Sanders

NO ES CUANDO TU QUIERAS.

Pero tampoco es cuando yo quiera...



- “No es cuando yo quiera”

- “No es cuando tu quieras” - ¿Entonces?


- “Es cuando los dos queramos”


Pero ¿qué eso no es imposible?, de verdad piensas que un buen día por arte de magia vamos a contar hasta tres y diremos al mismo tiempo ¡ahora si quiero! y entonces todo se arreglará…

Yo no lo creo, lo que si creo es que uno se tiene que arriesgar, uno tiene que dar el primer paso, uno tiene que intentar, uno tiene que buscar, uno tiene que dejar de pensar, uno tiene que hacer y cuando alguno decida mover sus fichas entonces cederá el turno a la otra parte para que mueva las suyas, para dejarse encontrar, para volver a buscar, solo así se puede lograr impulso, inercia, dinámica, movimiento, relación; dejémonos de “magias” a veces te tocará a ti y a veces a mi, así es la vida, la vida real.


No es el equilibrio lo que nos permite estar juntos, es la ausencia del mismo, son las ganas de desequilibrar lo que permite que nos movamos, lo que nos hará salir de la rutina, lo que nos hará querer alcanzar al otro para poder estar, querer ser…

P.D. Y si algún día las ganas de hacer esto se nos van o la cabeza nos enreda los pies y no nos deja dar ese primer paso o el corazón ya no genera ese impulso de querer alcanzar al otro, entonces habrá que tomarlo con es y agradecer lo que fue.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo