• Jaime Sanders

PIDE QUE YO TE PEDIRÉ.


Se pide perdón, se pide por favor, se pide matrimonio, se pide posada, se pide calaverita, se pide la paz, se pide ayuda, se pide a Dios, se pide a la vida...



Pedir abre la puerta para dar; se pide perdón, se pide por favor, se pide matrimonio, se pide posada, se pide calaverita, se pide la paz, se pide ayuda, se pide a Dios, se pide a la vida y es que pedir te hace alzar la voz, te hacen ser escuchado, te hace salir al encuentro.


Pide, pide con todas tus fuerzas que es la vida la que de tanto insistir te dirá al oído… ¡toma! esto es para ti, no te puedo asegurar que será exactamente lo que tu querías pero estoy seguro que con gran satisfacción abrirás las manos.


Pedir da miedo, pedir te muestra vulnerable, pedir es tomar la iniciativa, es dar el primer paso, es ir a ese lugar donde sabes que el frío cala, pero también donde el corazón pide calma, pide tu confianza, pide que te muestres, te pide ser valiente.


Pide un beso, un abrazo, la mano, tomar un café o una foto, pide ir de viaje, pide la cena para dos, pide que te acompañe, que te escuche, que se quede solo por esta noche, ¡pide carajo pide! que después pude ser muy tarde y es tu voz lo que pide escuchar.


Pedir es madurar, es saber lo que quieres, es literal ponerse sobre la mesa para dialogar, pedir es construir, es compartir realidades que no se alcanzar a mirar desde acá, es pedir explicación de lo que no se entiende, pedir es crecer.


Pide, pide con el corazón, pide que yo te pediré y será en cada una de nuestras peticiones que iremos avanzando, sabiendo que si no nos pedimos, no avanzamos, no nos movemos, nos congelamos, pedir es insistir, es persistir, es resistir y nunca desistir; pedir es vivir.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo